viernes, 21 de julio de 2017

LECTURAS DEL VIERNES 21 DE JULIO DEL AÑO 2017.

PRIMERA LECTURA. Sabiduría 8,9-16 o 2 Corintios 5,14-21.

SABIDURÍA.

9Por eso decidí unir nuestras vidas, 
seguro de que sería mi consejera en la dicha, 
mi alivio en la pesadumbre y la tristeza.
10«Gracias a ella me elogiará la asamblea, 
y, aun siendo joven, me honrarán los ancianos; 
11en los procesos lucirá mi agudeza
y seré la admiración de los monarcas;
12si callo, estarán a la expectativa;
si tomo la palabra, prestarán atención, 
y si me alargo hablando, se llevarán la mano a la boca. 
13»Gracias a ella alcanzaré la inmortalidad
y legaré a la posteridad un recuerdo imperecedero. 
14»Gobemaré pueblos, someteré naciones; 
15soberanos temibles se asustarán al oír mi nombre;
con el pueblo me mostraré bueno, y en la guerra, valeroso.
16»AI volver a casa, descansaré a su lado, pues su trato no desazona, 
su intimidad no deprime, sino que regocija y alegra.» 

Explicación.

8,9-16 Los bienes de la vida privada forman inclusión, encerrando los dos septenarios de la vida pública: 9.10-12.13-15.16. En la vida privada domina la imagen conyugal, descrita como monogamia.

8,9 "Dicha": véase Eclo 5,1.8; 31,1-11. "Tristeza": véase Eclo 30,21-25.

8,10-12 Sobre el hablar en la vida pública. En términos griegos, tenemos los géneros judicial y deliberativo, "procesos y asambleas". El arte de hablar no era menos estimado de los hebreos, que la hacen derivar de la sabiduría: Prov 22,20-21; Eclo 39,4; 20,27; 21,15; Job 29,7-10.21-23 Sobre la fama de Salomón como juez: 1 Re 3,28.

8,13 "Inmortalidad": según el contexto del libro, 1,15; 4,2; 6,18-19. "Recuerdo": véase 
Eclo 15,6; 24,33; 39,9.

8,15 Los triunfos militares se los atribuye la tradición a David, mientras que Salomón 
figura como rey pacífico. En la ficción de nuestro capítulo Salomón está echando cálculos para su futura carrera, y es tarea real dirigir al pueblo en la guerra; véase 1 Sm 8,20.

8,16 Véanse algunos refranes irónicos sobre la mujer que irrita al marido: Prov 19, 13; 21,9.19; Eclo 26,27. 

CORINTIOS.

14Es que el amor del Mesías no nos deja escapatoria, cuando pensamos que uno murió por todos; 15con eso, todos y cada uno han muerto; es decir, murió por todos para que los que viven ya no vivan más para sí mismos, sino para el que murió y resucitó por ellos.
           16Por consiguiente, nosotros ya no apreciamos a nadie por la apariencia y, aunque una vez valoramos al Mesías por la apariencia, ahora ya no. 17Por consiguiente, donde hay un cristiano, hay humanidad nueva; lo viejo ha pasado; mirad, existe algo nuevo.
18Y todo eso es obra de Dios, que nos reconcilió consigo a través del Mesías y nos encomendó el servicio de la reconciliación; 19quiero decir que Dios, mediante el Mesías, estaba reconciliando el mundo consigo, cancelando la deuda de los delitos humanos, y poniendo en nuestras manos el mensaje de la reconciliación. 20Somos, pues, embajadores de Cristo y es como si Dios exhortara por nuestro medio. Por Cristo os lo pido, dejaos reconciliar con Dios. 21Al que no tenía que ver con el pecado, por nosotros lo cargó con el pecado, para que nosotros, por su medio, obtuviéramos la rehabilitación de Dios.

EXPLICACIÓN.

La experiencia del amor de Jesús, que dio la vida por él (cf. Gál 2,20), no le permite más conducta que la del amor, y éste no es una apariencia. El propósito y el resultado de la muerte de Jesús Mesías fue que los hombres renunciaran al egoísmo; deben estar centrados en Jesús, que les demostró y les sigue demostrando su amor (14-15).

                 No hay que juzgar, por tanto por la apariencia ni con criterios mundanos. Lo que cuenta es la nueva humanidad (cf. Rom 8,19; Gál 6,15), la pertenencia a un orden nuevo (Is 43,18) (16-17). 

La nueva relación con Dios se inaugura con una reconciliación (cf. Rom 5,11), por iniciativa de Dios mismo, hecha por medio del Mesías. Pablo usa el plural, como asociando la comunidad de Corinto a esta obra de reconciliación de la humanidad con Dios. De hecho, el pasaje mira más a los no creyentes que a una comunidad formada (18-20). La imagen de v.21 puesta estar inspirada en el culto sacrificial judío; Jesús muerto en la cruz, de quien mana el Espíritu, ha hecho caducar todos los ritos con que el hombre pretendía liberarse de sus pecados. Pablo quiere ponderar el amor de Dios por la humanidad, que para lograr la reconciliación no escatimó a su propio Hijo (Rom 8,31).

SALMO. 67,2-5.7-8.

(Nm 6,22-27) 

2Dios tenga piedad y nos bendiga, 
muéstrenos su rostro radiante, 3para que conozca la tierra tus caminos, 
todas las naciones tu salvación. 4iQue te den gracias los pueblos, oh Dios, 
que todos los pueblos te den gracias! 
5Que lo celebren jubilosas las naciones 
porque riges el mundo con justicia, 
riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. 
7La tierra ha dado su cosecha: nos bendice Dios, nuestro Dios. 
8Nos bendice Dios: Que lo respeten 
todos los confines del orbe. 

EXPLICACIÓN.

67 Bendición en forma imprecatoria. Es como un comentario o variación ampliada de la bendición canónica que se lee en Nm 6,24-26. Lo que allí pronunciaban los sacerdotes aarónidas, aquí se democratiza en un plural colectivo "nos". Lo que allí era estrictamente israelita, aquí se universaliza. Es legítimo sospechar que un copista ha omitido el estribillo al final de la tercera estrofa.

67,2 Todo parte de la "piedad" de Dios: actitud y acto gratuito que al hombre le es sugerido invocar. El "bendecir" de Dios es bienhacer, porque diciendo hace. La humanidad comienza con una bendición: Gn 1 ,28. Un "rostro" benévolo irradia luz: Prov 16,15; EcI 8,1.

67,3 Los "caminos" son el modo de actuar.

67,4 Estribillo de estilo hímnico.

67,5 El gobierno de Dios es justo, como cantan los salmos 96 y 98.

67,7 La bendición equivale a la lluvia que fertiliza la tierra. Aunque dice "nuestro Dios", no pronuncia el nombre de Yhwh.

Transposición cristiana.


Tratándose de bendición, es obligado citar el comienzo de la carta a los Efesios. 


EVANGELIO. Lucas 9,1-6.

1 Convocó a los Doce y les dio fuerza y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades.
2 Luego los envió a proclamar el reinado de Dios y a curar a los enfermos,
3 diciéndoles:
- No cojáis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero, ni llevéis cada uno dos túnicas.
4 Quedaos en la casa en que os alojéis hasta que os vayáis de aquel lugar.
5 Y en caso de que no os reciban, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de los pies, como prueba contra ellos.
6 Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la buena noticia y curando en todas partes.

EXPLICACIÓN.

E'. Misión del Israel mesiánico. 1-6. Fuerza, con la que ha curado Jesús (5,17; 6,19; 8,46), la del Espíritu (4,14); autoridad, también del Espíritu (4,32.36). Doble aspecto de la misión (2): proclamar y curar. La expulsión de demonios, unida a la proclamación (cf. 4,36). Instrucciones: no llevar nada: el bastón (3), como arma defensiva, impropio del discípulo (6,29); no preocuparse por el sustento (12,22ss); dos túnicas, propio de gente acomodada (6,20). No ser exigentes (quedarse en la misma casa) (4). Se sacudía el polvo de las sandalias al volver a Israel desde una tierra pagana; aquí, cualquier lugar que no acepte a los discípulos rechaza al verdadero Dios (5).

Lc no señala que ejercieran la "autoridad sobre los demonios" que Jesús les había conferido (cf. 9,1) y puntualiza que "fueron de aldea en aldea" (6, reductos nacionalistas), en lugar de ir por los "pueblos/ciudades" (cf. v.5 y 10,8ss).

jueves, 20 de julio de 2017

LECTURAS DEL JUEVES 20 DE JULIO DEL AÑO 2017.


PRIMERA LECTURA. Éxodo 3,13-20.

13Moisés replicó a Dios:
-Mira, yo iré a los israelitas y les diré: el Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?
14Dios dijo a Moisés:
-"Soy el que soy". Esto dirás a los israelitas: "Yo soy" me envía a vosotros.
15Dios añadió:
-Esto dirás a los israelitas: El Señor Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación. 16Vete, reúne a las autoridades de Israel y diles: El Señor Dios de vuestros padres, de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: Os tengo presentes y veo cómo os tratan los egipcios. 17He decidido sacaros de la opresión egipcia y haceros subir al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel. 18Ellos te harán caso, y tú con las autoridades de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: El Señor Dios de los hebreos nos ha encontrado, y nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor nuestro Dios. 19Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar si no es a la fuerza; 20pero yo extenderé la mano, heriré a Egipto con prodigios que haré en el país, y entonces os dejará marchar.

Explicación.

3,13-15 Segunda objeción. El se fía de Dios, ¿se fiará de él el pueblo? Querrán saber que Dios lo envía -dato decisivo en la misión profética, p. ej. Dt 13; Jr 23,13-, preguntarán por el nombre de la divinidad. La respuesta es a la vez positiva y ambigua; vale para Moisés y para el pueblo.

           Estos tres versos cuentan entre los más analizados y discutidos de todo el AT. ¿Cuál es el origen del nombre Yhwh? ¿Existía fuera y antes de Israel? ¿Qué significa en sí? ¿Qué función tiene en el relato? Sobre las dos primeras preguntas se han multiplicado las conjeturas sin ofrecer una respuesta plausible. Sobre lo segundo: empezamos confesando que nuestra vocalización es dudosa, pues en composición encontramos las formas Yah, Yo, Yeho. La corriente, Yahwe, es una forma factiva del verbo hyh = ser, existir, el que da ser, hace existir. Así podía sonar a oídos hebreos.

           En el texto Dios cambia el verbo en primera persona y forma una frase al parecer tautológica. Si lo traducimos en indefinido, "el que sea", la respuesta es evasiva (como en Gn 32): el nombre no importa, soy el Dios de los patriarcas y estoy contigo. Si lo traducimos como enunciado, "soy el que soy", se presta a la reflexión. Primero, se encuentra en la esfera de ser o existir (cfr. Sab 13,1; Jn 8,58; Ap 1,4); segundo, no se define por predicados externos, sino por sí mismo; en nuestra terminología refinada, diríamos "un ser absoluto". Ahora bien, para los israelitas vale el sentido enunciativo, "Yo soy", que se ofrece como explicación de un nombre ya conocido y se identifica con el Dios de los patriarcas. Y añade una orden perpetua: en adelante Dios será invocado con el nombre Yhwh.  Y así fue (Is 42,8; 26,8) hasta que en tiempos posteriores se evitó dicho nombre y se sustituyó por Adonay.
          En la teoría documentaria: el Elohísta considera que en este punto se revela el nombre de Yhwh; hasta el presente él ha usado sólo el nombre elohim o un sustituto.

3,18 La primera petición -¿táctica?- es un permiso de tres días para una peregrinación cúltica por el desierto. Se usa el nombre de Yhwh. 

3,20 El castigo de Dios será herida y prodigio. 

SALMO. 105,1.5.8-9.24-27

1Dad gracias al Señor, invocad su nombre, 
informad de sus hazañas a los pueblos. 
5Recordad las maravillas que hizo, 

sus prodigios y las sentencias de su boca. 
8Se acuerda siempre de su alianza,
de la palabra dada, por mil generaciones. 
9de la alianza sellada con Abrahán
y el juramento hecho a Isaac,  
 24Dios hizo a su pueblo muy fecundo 
y más poderoso que sus enemigos. 
25Les cambió el corazón
para que odiaran a su pueblo
y usaran malas artes con sus siervos.
26Envió a Moisés, su siervo, 
y a Aarón, su elegido,
27que ejecutaron contra ellos signos 
y prodigios contra el país de Cam.

 Explicación.

105,5 Las "sentencias" son tanto judiciales como legales, son actos de gobierno. 

105,8-11 Planteamiento de la historia sucesiva. Se presenta la terna oficial de los patriarcas. Citada en los relatos de vocación de Moisés (Ex 3,6; 6,2), de intercesión (Ex 32, 13) ; véanse también Lv 26,42; Jr 33,26. Elabora un tejido poco diferenciado de verbos, "mandar, estipular, confirmar", y complementos "alianza, palabra, juramento, decreto": todo ello de duración perpetua. El contenido es escueto: "a ti te daré".
  

105,24 En un verso resume siglos: en territorio extranjero madura la promesa de descendencia.
105,25. El cambio de actitud de los egipcios lo atribuye Ex 1,8 a cambio de dinastía.
105,26-27 Moisés y Aarón serán protagonistas del próximo episodio: las plagas. El autor les confiere los mismo títulos que a los patriarcas (6). Su tarea será taumatúrgica. 
 Transposición cristiana.

El tema de la promesa, contrapuesta a la ley, es fundamental en la teología de Pablo. Para comenzar léanse Gal 3,16-18.26-29; Rom 4,16. La Iglesia debe incorporar a su alabanza la historia de Israel, como parte de su historia. Después puede añadir otras meditaciones de su historia.

EVANGELIO. Mateo 11,28-30.

28 Acercaos a mí todos los que estáis rendidos y abrumados, que yo os daré respiro. 
29 Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy sencillo y humilde: encontraréis vuestro respiro,
30 pues mi yugo es llevadero y mi carga ligera.

EXPLICACIÓN.




"Cansados y agobiados" por la enseñanza de los sabios y entendidos. Jesús es maestro, pero no domina (28). Yugo, las exigencias que se derivan de su mensaje. Para acercarse a Dios no hay que observar la Ley, basta con acercarse a Jesús. 

miércoles, 19 de julio de 2017

LECTURAS DEL MIÉRCOLES 19 DE JULIO DEL AÑO 2017.

PRIMERA LECTURA. Éxodo 3,1-6.9-12.

Vocación de Moisés (Jue 6,11-16)


1Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; llevó el rebaño trahumando por el desierto hasta llegar a Horeb, el monte de Dios. 2El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó; la zarza ardía sin consumirse.
3Moisés dijo:
-Voy a acercarme a mirar este espectáculo tan admirable: cómo es que no se quema la zarza.
4Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza:
-Moisés, Moisés.
Respondió él:
-Aquí estoy.
5Dijo Dios:
-No te acerques. Quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado.
6Y añadió:
-Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob.
Moisés se tapó la cara temeroso de mirar a Dios.
9La queja de los israelitas ha llegado a mí, y he visto cómo los tiranizan los egipcios. 10Y ahora, anda, que te envío al Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los israelitas.
11Moisés replicó a Dios:
-¿Quién soy yo para acudir al Faraón o para sacar a los israelitas de Egipto?
12Respondió Dios:
-Yo estoy contigo, y ésta es la señal de que yo te envío: que cuando saques al pueblo de Egipto, daréis culto a Dios en esta montaña.

Explicación.

3,1-6 Aparición e identificación. Domina el verbo ver. El lugar se llama "monte de Dios" o por la próxima aparición o porque ya antes era lugar de culto de los habitantes. La tradición identifica el Horeb con el Sinaí.

             "El Ángel del Señor" es con frecuencia una manifestación visual de Dios, mientras que la locución se atribuye directamente a Dios o al Señor. El fuego es el elemento de la divinidad (Gn 15,17; Sal 50,3; 97,3). Símbolo de la presencia inaccesible y generadora de vida y acción; símbolo también de ira y pena de aniquilación. La "zarza", árbol silvestre y humilde, inútil y aun despreciado, es portador de la presencia divina en su elemento, el fuego. No se consume, porque ese fuego no necesita combustible; no se consume porque no tiene culpa que expiar. Como altar natural se ofrece, descubriendo a la vez el carácter trascendente de ese fuego. Cuando venga para la alianza, el Señor se manifestará también con fuego: Moisés está prefigurando la futura experiencia del pueblo.

            Es tomado por sorpresa ante el fenómeno extraño. La sorpresa provoca la curiosidad, la indagación temeraria -no la reverencia numinosa que se esperaba-. El Señor lo detiene. Por la presencia de Dios, el lugar está consagrado: el hombre no puede hollarlo con artificios que encubren y protegen. La piel desnuda ha de sentir el contacto de la tierra consagrada (cfr. Jos 5,15).

            La aparición se identifica, todavía sin pronunciar su nombre, como el Dios de los patriarcas; co lo cual la etapa histórica que comienza queda abarcada en el arco gigantesco del proyecto histórico del Señor.

3,2 Jue 13,20; Is 29,6.

3,6 Éx 33,20.

3,9-10 Ahora la iniciativa la toma el pueblo, con una reclamación judicial, y Dios despacha a Moisés para que realice la empresa. Algunos comentaristas han descubierto aquí un duplicado y han asignado los versos al Elohísta. En la lógica del relato presente, estos versos precisan: lo que Dios escuchaba era una reclamación legal, su "bajada" consiste en el envío de un mediador humano; dicho de otro modo, la misión de Moisés es la bajada de Dios (para otras bajadas, véanse Gn 11,5.7 y 18.21).

3,11-12 Comienza el diálogo: primero objeción de Moisés. Por su oficio acutal de pastor, y por la experiencia próxima, se siente incapaz de realizar el encargo. La respuesta de Dios es categórica y simple, corriente en vocaciones: Gedeón en Jue 6,12; Jr 1,9.1.
             La señal ofrecida por Dios es extraña porque se refiere a la conclusión de la empresa. Normalmente una señal se da en el acto de la misión o a continuación, pero siempre precede. Por eso algunos comentaristas piensan que falta algo; otros invierten el orden y suponen que la señal era el fuego en la zarza (compárese con Jue 6,17-21.36-40). En el relato actual la señal vale precisamente como paradoja. Exige por adelantado la fe y obediencia de Moisés. Cuando haya cumplido su misión y en un acto litúrgico, los israelitas con Moisés serán conscientes de la libertad conseguida, y Moisés reconocerá la validez de su misión.

SALMO. 103,1-4.6-7

(Eclo 18,8-14) 

1Bendice, alma mía, al Señor 
y todo mi interior,

a su santo nombre. 

2Bendice, alma mía, al Señor 

y no olvides sus beneficios.
3ÉI perdona todas tus culpas, 

cura todas tus dolencias. 

4ÉI rescata tu vida de la fosa
y te corona con su bondad y compasión. 
6EI Señor hace justicia
y defiende a los oprimidos. 

7Enseñó sus caminos a Moisés 

y sus hazañas a los israelitas.

 Explicación.
103,2 "Beneficios": un uso de "retribución" benéfica raro, compartido sólo con 2 Cr 32,25 y dos proverbios impersonales.
103,3-6 Los seis participios son enumerativos. Podemos agrupar tres: perdona el pecado, causa, cura la enfermedad, consecuencia, salva de la muerte, castigo o destino. Los otros tres introducen la terna "compasión, misericordia, bondad" y la bina "justicia y derecho" a favor de los "oprimidos".
103,3 El "perdonador": el verbo hebreo es raro en el salterio: 25,11, el adjetivo en 86,5, el sustantivo en 130,4. "Médico": Ex 15, 26 y otros.
103,4 "Rescatador" título y acción frecuentes en ls 40-55: significa recobrar una propiedad o una libertad: rescate extremo, del poder de la Muerte. "Coronador": puede significar ceñir una corona o turbante y también, rodear protegiendo. Aquí encaja mejor el segundo significado. 
 103,6 Hace de charnela. Mirando hacia atrás, generaliza la experiencia personal; mirando adelante, sugiere la primera etapa de Moisés, la "opresión" en Egipto; en Babilonia según Jr 50,33. 
103,7 Por la ley del paralelismo, los dos predicados valen para los dos sujetos: véase Ex 19,13. 8. En Ex 34,6 se presenta la fórmula como autoproclamación del Señor. Otros textos litúrgicos ofrecen con variaciones la fórmula: JI 2,13; Jon 4,2; Sal 86,15; 145,8; Neh9,17. 
Transposición cristiana.



Este salmo anticipa la revelación por Jesús de la paternidad de Dios, tema central del evangelio de Juan, Puestos a escoger, recordemos el padrenuestro, la oración en la cruz (Lc 23,34), la parábola del hijo pródigo, la revelación de Mt 11,25-27; Lc 10,21 s.


 EVANGELIO. Mateo 11,25-27.
25 En aquella ocasión exclamó Jesús:

                   - Bendito seas, Padre, Señor del cielo y tierra, porque, si has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a la gente sencilla;

26 sí, Padre, bendito seas, por haberte parecido eso bien.

                  27 Mi Padre me lo ha entregado todo; al Hijo lo conoce sólo el Padre y al Padre lo conoce sólo el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.


Explicación.



Los intelectuales no entienden las obras del Mesías, pero sí el pueblo sencillo. Es la ausencia de todo interés torcido lo que permite discernir el plan de Dios. (11,19b). Los sabios y entendidos (Is 29,14): sus mezquinos intereses inutilizan su ciencia. Me lo ha entregado todo, cf. 1,23: "Dios con nosotros"; 3,17; "mi Hijo", La relación íntima entre Jesús y el Padre, por la comunidad de Espíritu (3,16); sólo conoce al Padre quien recibe el Espíritu de Jesús y experimenta el amor de Dios como Padre. El conocimiento de Dios a través del estudio de la Ley (sabios y entendidos) no es verdadero conocimiento. Se atribuye al Padre o a Jesús o que depende de la disposición del hombre (27).

martes, 18 de julio de 2017

LECTURAS DEL MARTES 18 DE JULIO DEL AÑO 2017.

PRIMERA LECTURA. Éxodo 2,1-15

Infancia de Moisés.

1Un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de la misma tribu; 2ella concibió y dio a luz un niño. Viendo lo hermoso que era, lo tuvo escondido tres meses. 3No pudiendo tenerlo escondido por más tiempo, tomó una cesta de mimbre, la embardunó de barro y pez, colocó en ella a la criatura y la depositó entre los juncos, a la orilla del Nilo.
4Una hermana del niño observaba a distancia para ver en qué paraba aquello. 5La hija del Faraón bajó a bañarse en el Nilo, mietras sus criadas la seguían por la orilla. Al descubrir la cesta entre los juncos, mandó a la criada a recogerla. 6La abrió, miró dentro y encontró un niño llorando. Conmovida, comentó:
-Es un niño de los hebreos.
7Entonces, la hermana del niño dijo a la hija del Faraón:
-¿Quieres que vaya a buscar una nodriza hebrea que te críe el niño?
8Respondió la hija del Faraón:
-Anda.
La muchacha fue y llamó a la madre del niño.
9La hija del Faraón le dijo:
-Llévate este niño y críamelo, y yo te pagaré.
La mujer tomó al niño y lo crió.
10Cuando creció el muchacho, se lo llevó a la hija del Faraón, que lo adoptó como hijo y lo llamó Moisés*, diciendo: "Lo he sacado del agua".

Juventud de Moisés.

11Pasaron los años, Moisés creció, salió adonde estaban sus hermanos y los encontró trasportando cargas. Y vio como un egipcio maltrataba a un hebreo, uno de sus hermanos. 12Miró a un lado y a otro, y viendo que no había nadie, mató al egipcio y lo enterró en la arena.
13Al día siguiente, salió y encontró a dos hebreos riñendo, y dijo al culpable:
-¿Por qué maltratas a tu compañero?
14Él le contestó:
-¿Quién te ha nombrado jefe y juez nuestro? ¿Es que pretendes matarme como mataste al egipcio?
Moisés se asustó pensando que la cosa se había sabido.
15Cuando el Faraón se enteró del hecho, buscó a Moisés para darle muere; pero Moisés huyó del Faraón y se refugió en el país de Madián. Allí se sentó junto a jun pozo.

Explicación.

2,1-4 Nace el liberador: ¿demasiado tarde? Cuando ya está en curso la opresión; ¿cuánto tiempo hay que esperar todavía a que crezca y madure?. Queda adscrito a la tribu de Leví, quizá porque así lo exige su hermano Aarón. La madre confía en el Nilo más que en los hombres, y el río tutelar de los egipcios se hace cómplice suyo para salvar al niño, conduciéndolo hasta el remanso justo del encuentro. La hermana cumpla una función narrativa: vigia, sirve de enlace. El autor no parece pensar en la María de relatos posteriores. La cestilla calafateada es como un arca que navega con carga leve, pero cargada de futuro. La palabra "niño" se repite siete veces.

2,5-9 La princesa se conmueve: no entiende de la razón de Estado que invocan los hombres, no se pliega a la política despiadada de su padre, no desprecia a la raza extraña, está por la vida. La madre hace de nodriza de su hijo y lo cría para la princesa.

2,10 Etimología popular. El nombre de Moisés puede relacionarse con nombres egipcios como Tut-moses, Ra-meses.
*= Mose = sacado.

2,11-15 La primera actuación de Moisés se podría definir como el fracaso de la violencia, y podemos seguirla en tres rápidas escenas. a) La primera es un corte radical: Moisés sale. Su primera salida, su éxodo prefigurado. Abandonando privileios de corte, pero equipado con la cultura y relaciones allí adquiridas. Sale en acto de solidaridad con sus "hermanos" (la adopción de la princesa no ha anulado ni sustituido definitivamente sus lazos de sangre). La opresión redobla la conciencia de hermandad. b) Arrebatado de indignación ante la injusticia, reacciona con la violencia: ¿qué consigue con esta acto singular? No promueve la liberación de los suyos. c) Más aún, su violencia lo desacredita ante sus paisanos, entre los cuales también anidan injusticia y opresión; inútil su intento de usar la persuasión y apelar a la razón. Moisés se ha lanzado a actuar sin encargo divino: por su violencia es rechazado por los hermanos y puede temer a la policía egipcia. Tiene que escapar, y es su segunda salida o éxoso.

2,15 Gn 24,11; 29,1-3.

SALMO. 69,3.14.30-31.33-34

3Me hundo en un cieno profundo
y no puedo hacer pie; 
me he adentrado en aguas hondas
y me arrastra la corriente.  
14Pero yo, mi súplica va a ti, 
Señor, en el momento propicio.
Por tu gran lealtad respóndeme, Dios,
con tu fidelidad salvadora. 
30Pero a mí, pobre y malherido,
tu salvaci6n, Dios, me encumbrará. 
31Alabaré el nombre de Dios con cantos:
te engrandeceré con acci6n de gracias: 
33Miradlo, los humildes, y alegraos, 
los que buscáis a Dios, cobrad ánimo.
34Que el Señor escucha a los pobres 
y no desprecia a sus cautivos.  

Explicación.

69,14 Sirve de enlace y de contraste, por el enfático pronombre. El primer hemistiquio es llamativo por el estilo nominal sin verbos, como un grito a medio articular. Una traducción literal sonaría así: "pero yo, mi súplica a ti, Señor, ocasión favorable". En el segundo hemistiquio la última combinación es original.  

69,30 Con un enfático "pero yo" cambia la dirección y se introduce la acción de gracias o alabanza futura. "Encumbrar" en lugar alto, seguro y defendido. 

69,33-34 Conjura el peligro enunciado en 6s. Dios no desprecia al afligido, al pobre, al prisionero. 

Transposición cristiana.

Empecemos por las citas. El v. 5 en Jn 15,25; 10a en Jn 2,17;10b en Rom 15,3; 13 por alusión en Mt 27,27-30; 22 nueva alusión en Mt 27,34; Mc 15,23; 23-24 en Rom 11,9; 26 en Hch 1,20; 29 el registro de los vivos en Flp 4,3; Ap 3,5; 13,8. Con estos datos pueden los Santos Padres aplicar el salmo a la pasión de Cristo. 


EVANGELIO. Mateo 11,20-24.

   20 Se puso entonces a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todas sus potentes obras, por no haberse enmendado.
                   21 - ¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho las potentes obras que en vosotras, hace tiempo que habrían mostrado su arrepentimiento con sayal y ceniza.
22 Pero os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
23 Y tú, Cafarnaún, ¿piensas encumbrarte hasta el cielo? Bajarás al abismo (Is 14,13-15); porque si en Sodoma se hubieran hecho las potentes obras que se han hecho en ti, habría durado hasta hoy. 
24 Pero os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.

EXPLICACIÓN.

20 - 24.        Las ciudades, sede de las escuelas rabínicas y centro de la cultura religiosa: los círculos intelectuales. No dan el paso preliminar (la enmienda) para el reinado de Dios. Peores que los paganos (21s). Cafarnaún, centro de la actividad de Jesús (4,13): peor que Sodoma, prototipo de ciudad maldita. Resistencia encarnizada al mensaje de Jesús por parte de los círculos intelectuales de Galilea.

lunes, 17 de julio de 2017

LECTURAS DEL LUNES 17 DE JULIO DEL AÑO 2017.


Primera Lectura: Éxodo 1,8-14.22.

8Subió al trono de Egipto un Faraón nuevo que no había conocido a José, 9y dijo a su pueblo:
-Mirad, los israelitas se están volviendo más numerosos y fuertes que nosotros; 10vamos a vencerlos con astucia, pues si no crecerán; y si se declara la guerra, se aliarán con el enemigo, nos atacarán y después se marcharán de nuestra tierra.
11Así pues, nombraron capataces que los explotaran como cargadores en la construcción de las ciudades granero de Pitón y Ramsés. 12Pero cuanto más los oprimían, ellos crecían y se propagaban más. 13Hartos de los israelitas, los egipcios les impusieron trabajos penosos, 14y les amargaron la vida con dura esclavitud, imponiéndoles los duros trabajos del barro, de los ladrillos y toda clase de trabajos del campo.
22Entonces, el Faraón ordenó a todos sus hombres:
-Cuando les nazca un niño, echadlo al Nilo, si es niña, dejadla con vida.

Explicación.

8-14 Estalla la persecución, que avanzará en tres ondas. La mueve la razón de Estado. Razón política: la minoría va a convertirse en mayoría; razón militar: los advenedizos pueden convertirse en la quinta columna, aliada de un invasor extranjero; razón económica: se nos acaba la mano de obra barata. La lógica de razones y medidas falla: si reducen el número, reducen la mano de obra; mucho más si eliminan a los varones y se llevan a las mujeres a casas egipcias. O al narrador no le importa esa incoherencia, atento a describir un proceso apasionado, o quiere burlarse de la lógica estúpida del Faraón.

22 Sab 11,7.

Salmo: 124,1-8.


1Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, 
-que lo diga Israel-,
2si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, 
cuando unos hombres nos asaltaban,
3nos habrían tragado vivos,
ardiendo en cólera contra nosotros; 
4nos habrían arrollado las aguas,
y el torrente nos llegaría al cuello.
5nos llegaría al cuello el agua espumeante.
6Bendito el Señor, que no nos asignó 
como presa de sus dientes: 
7Salvamos la vida como un pájaro 
de la trampa del cazador:
la trampa se rompió,
nosotros escapamos.
8Nuestro auxilio es el nombre del Señor 
que hizo el cielo y la tierra.

Explicación.

124 Género y composiciónEl v. 6 nos dice que el salmo es una acción de gracias por la liberación de un peligro extremo. Es difícil definir el peligro concreto o la época de composición. Es probable que sea postexílico. La composición se destaca por el desarrollo, a lo largo de cinco versos, de una oración condicional con apódosis, de sonoridad muy elaborada. La condicional irreal es más expresiva que la constatación: puede deberse a distancia intelectual razonadora o bien a una emoción intensa que rompe a expresarse apenas pasado el peligro. La forma sintáctica no es frecuente: Jue 14,18; Is 1,9; Sal 94,17.

Imágenes. Primero agua y fuego. Si en la realidad los dos elementos se excluyen, en el plano simbólico se acoplan y se funden: Is 43,2; Eclo 51,3-5. "Tragar vivos" se dice del seol  o el hades: Nm 16,30-33, texto que añade el castigo del fuego. Se añaden dos imágenes opuestas y correlativas: la fiera que desgarra con los dientes y el cazador que atrapa en la trampa. Si en términos descriptivos el poema carece de precisión, en términos expresivos la acumulación de imágenes es válida. 
El ámbito psicológico es el espacio donde se revela la acción de Dios. En el límite vivido de nuestro ser, que es la contingencia, surge el ser total y absoluto que nos sostiene.
124,1-2 Comienza de repente, de modo que el invitatorio retrasado interrumpe. Ocupan los puestos extremos Yhwh, Israel y "hombre".
124,5 Para la imagen léase Is 8,8 en su contexto.
124,6 La imagen se lee en Job 29,17.
124,7 Imagen de sapienciales: Prov 6,5; 7,23.
124,8 Casi repetición de Sal 121 ,2; ha cuajado como fórmula litúrgica.

Transposición cristiana.

 Sobre el peligro de fuego yagua véase Mt 17,15. Agustín pone el salmo en boca de cristianos glorificados, especialmente de mártires. 

Evangelio: Mateo 10,34;11,1.

34 No penséis que he venido a sembrar paz en la tierra: no he venido a semrar paz, sino espadas;
35 porque he venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con la madre, a la nuera con la suegra; 
36 así que los enemigos de uno serán los de su casa (Miq 7,6).
                  37 El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí; 
38 y el que no coge su cruz y me sigue, no es digno de mí.
                 39 El que ponga al seguro su vida, la perderá, y el que pierda su vida por causa mía, la pondrá al seguro.
                 40 El que os recibe a vosotros, me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe al que me ha enviado.
41 El que recibe a un profeta en calidad de profeta tendrá recompensa de profeta; el que recibe a un justo en calidad de justo tendrá recompensa de justo;
42 y cualquiera que le dé a beber aunque sea un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su calidad de discípulo, no se quedará sin recompensa, os lo aseguro.

11            1 Cuando terminó de dar instrucciones a sus doce discípulos, Jesús se marchó de allí, para enseñar y predicar por aquellos pueblos.

EXPLICACIÓN.




10,34-11,1.    Disipa un malentendido. Hay que trabajar por la paz (5,9), mediante la opción contra la riqueza (5,3), para implantar la justicia (5,6); pero este mensaje y conducta suscita una tremenda oposición. La primera lealtad, para Jesús, y ésa hasta dar la vida (37s), ahí está la realización del discípulo (38). Portadores de la presencia de Jesús y del Padre (40). La recompensa (42) es la comunicación con el Padre. Se cierra el discurso (11,1) con un epílogo semejante al de 7,28. Sus doce discípulos, como en 10,1.